;

Scrum, Kanban, TDD: Herramientas Agile Para Revolucionar Tu Agencia

Compartir en LinkedIn
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¿Tu agencia aún se enfrenta al desafío del 'scope creep' y a una rentabilidad poco robusta? La solución podría estar en la metodología Agile.  

Hace tiempo que no tocamos el tema de la metodología agile, pero eso no quiere decir que hayamos dejado de pensar que es una herramienta imprescindible para el kit de herramientas de tu agencia.  

Entonces, comencemos desde lo más básico. Imagina que estás planeando un viaje por carretera. Tienes un destino final en mente, pero también sabes que te encontrarás con tráfico imprevisto, obras en la carretera o quizás un desvío que simplemente no puedes ignorar. Necesitarás ajustar tu ruta sobre la marcha, ¿verdad? En esencia, eso es la metodología Ágil. Es una forma de gestionar proyectos que es flexible, adaptable y, bueno, ¡ágil! 

Esta metodología se diferencia del tradicional método de cascada o Waterfall, donde se hace un plan que se sigue contra viento y marea. Lo que conlleva una serie de riesgos en caso de que algo salga mal. En la metodología ágil, volviendo al ejemplo del viaje por carretera, el viaje se divide en partes pequeñas y manejables, revisar regularmente el progreso y ajustar la ruta según sea necesario.  

Algunos términos clave de Ágil:

Scrum

Imagina un scrum de rugby, donde todos están agrupados, empujando hacia un objetivo común. ¡Eso es Scrum! El nombre lo dice todo.  

Es un tipo de metodología Ágil donde un equipo trabaja en ráfagas cortas de trabajo, llamadas "sprints". Cada sprint dura aproximadamente de 2 a 4 semanas, al final de las cuales, debes tener una parte del trabajo lista para presentar. Un componente clave de Scrum es una junta diaria en la que todos se reúnen (no físicamente, tranquilo) para discutir el progreso y abordar cualquier obstáculo. 

Kanban

Imagina un ajetreado restaurante de sushi donde los platos se sirven en una cinta transportadora. Eso es más o menos Kanban. Es un sistema visual para gestionar el trabajo a medida que pasa por diferentes etapas. Piensa en un tablero con columnas como "Por Hacer", "En Progreso" y "Hecho". Mueves las tareas (generalmente en notas adhesivas o tarjetas) a través del tablero a medida que avanzan. Se trata de visualizar tu flujo de trabajo, limitar la cantidad de trabajo en curso y mantener las cosas fluyendo suavemente. 

Desarrollo Basado en Pruebas (TDD)

Esta metodología es como cocinar una nueva receta pero probándola en cada paso para asegurarte de que va bien. En el TDD, antes de escribir cualquier código nuevo, escribes una prueba para ello. Inicialmente, la prueba fallará (¡porque aún no hay código!), pero luego escribes justo lo suficiente para pasar la prueba. Es una forma de asegurarte de que tu código hace lo que debe desde el principio, en lugar de cocinar todo un plato y darte cuenta de que necesita más sal. 

Entonces, ¿cómo puede una empresa de servicios profesionales, como una agencia de publicidad, implementar la metodología ágill? 

Imaginemos que estamos trabajando en una gran campaña publicitaria. En lugar de planificar toda la campaña de principio a fin y luego ejecutarla (hola, cascada), la dividimos en tareas más pequeñas o "historias". Cada una podría ser un aspecto diferente de la campaña, como la escritura del guion, el storyboard, el casting, la filmación, la postproducción, etc. 

Luego organizamos nuestras tareas en un tablero Kanban, y nuestro equipo se reúne diariamente para breves reuniones Scrum para discutir en qué están trabajando y los obstáculos que enfrentan. Trabajamos en sprints, enfocándonos en completar un número determinado de tareas en cada sprint. Por ejemplo, el primer sprint podría centrarse en la escritura del guion y el storyboard. 

También implementamos TDD en nuestro trabajo. Por ejemplo, antes de crear un anuncio para redes sociales, establecemos expectativas claras de lo que significa el éxito (por ejemplo, un cierto número de me gusta, compartidos o clics). Luego usamos estos criterios para evaluar el anuncio una vez publicado. 

Al usar Ágil, revisamos regularmente nuestro progreso, nos adaptamos a los cambios (como la retroalimentación del cliente) y aseguramos la entrega de un producto de calidad al final de cada sprint. Es como una carrera de relevos donde cada etapa es vital y contribuye a la victoria final. 

Pero recuerda, la metodología ágil no se trata solo de procesos, también es sobre las personas. Se trata de promover la colaboración, aceptar el cambio y fomentar un ambiente de trabajo donde la comunicación fluya libremente y se valore la opinión de todos.  

Ahí lo tienes: ¡Gestión de Proyectos Ágil en resumen! Es como un divertido viaje por carretera donde siempre estás listo para tomar un desvío emocionante, revisando constantemente tu mapa y asegurándote de que cada parada valga la pena. Así que sube, abróchate el cinturón y disfruta del viaje Ágil. 

Ya que estás aquí...

  • Si quieres saber cómo puedes usar Ágil en WorkBook, echa un vistazo al “Coffee Break de "Scrum & Workflow Management". 
  • Hay un capítulo completo en el libro de nuestro fundador, Mike Haile – Gestión de Proyectos para Servicios Profesionales. (Disponible únicamente en inglés) 

Recibe consejos para manejar tu agencia en tu correo

Suscríbete a nuestro blog

¿Tu agencia está lista para una recesión?

Descubre si tu agencia está lista para enfrentar y superar los retos del futuro

Pareces ser alguien que quiere mejorar su agencia

¡Te ayudamos enviándote consejos a tu correo!

tips to manage agencies